Posicionamiento SEO

¿Cómo comenzar a construir tu propio branding corporativo?

Si ya te has asegurado que el branding corporativo es lo que conviene a tu empresa sigue los siguientes pasos para lograrlo.

Define tu empresa
El paso inicial es conocer tu empresa e identificarla de manera transparente. En esta sección se incluyen los conocidos ítems misión, visión y valores de la organización. Partiendo de esa definición podrás hallar luego los componentes apropiados para tu compañía y empezar con el branding corporativo.

Identifica tu público objetivo
Si no conoces a quien te diriges, trabajarás a ciegas. Las compañías que arrojan mensajes vacíos y globales, habitualmente consiguen resultados iguales. Establecer el público objetivo de una compañía no es sencillo y no radica en colocar el sexo, la edad o una dirección.

Esto se trata de comprender a tu público como si fuese tu amigo de infancia. Colócale nombre, descubre su condición personal y profesional, entiende sus actitudes, entérate de sus propósitos y retos, y cuáles son sus primeras inquietudes.

Determina tu oferta de valor única
La propuesta única de venta (Unique Selling Proposition) es la clave para la diferencia con la competencia, de manera que no te conviertas en un “nuevo x”, sino una marca completamente distinta y identificable por sí misma.
La propuesta de valor única (PVU) es como una innovación o propiedad que hace que tu marca, compañía, producto o servicio sea atrayente para tu público objetivo. Debes ser capaz de reconocerla, y exponerla a otros.

Transforma los valores en algo real
Al tener claro la concepción principal de tu compañía podrás sustraer los valores de ella, los cuales deben ser el contraste entre tu empresa y las otras. Se deben asumir como la materia prima para el branding corporativo.
Un excelente producto o servicio puede destruirse con un pobre logo, un diseño obsoleto, un blog desaliñado o un tono equivocado.

Se debe recordar que el precio a pagar por los servicios de profesionales para hacer las cosas adecuadamente, es muy inferior al que debes pagar si las haces mal.

Ejecuta
A este nivel ya se tiene todo dispuesto, queda darle clic al botón de Start para empezar la aventura del branding corporativo. Si se han observado debidamente los pasos previos, es difícil que las cosas no salgan bien.
Es a partir de aquí cuando empiezas a producir contenido, a realizar publicidad y, en general, a propagar tu marca en toda la extensión mundial.
Como todo, los comienzos son siempre complejos, sin embargo, el camino del branding es largo.

Inspecciona tu imagen corporativa
Al poner en marcha no termina el proceso, se debe estudiar y valorar todo el engranaje.
Por ejemplo, debes conocer constantemente qué visión tiene tu público objetivo de tu compañía. Ello te valdrá para cambiar la táctica, realizar unas u otras actividades e inclusive darle vuelta completa a la empresa.
Aunque hayas hecho todo el proceso escrupulosamente, puedes haberte equivocado, pues no somos infalibles. Además, mediante el ensayo y el error se llegan a condiciones óptimas de todo proyecto.