Posicionamiento SEO

Marketing de contenidos, white paper.

¿Qué puede ser lo más importante dentro de una estrategia de contenidos? ¡Exacto! El contenido. Decimos esto porque parece que en ocasiones perdemos el rumbo; creamos, con la pretensión del mercadeo inbound, información de baja calidad como llenando vacíos; cumpliendo y tachando de una lista lo que leímos o, nos dijeron, era necesario ejecutar dentro de una completa y perfecta estrategia de marketing de contenidos.
Entradas en el blog, podcast, videos, ebooks, webinars, white paper, etc. Todo esto, hecho en conjunto y compartido y promocionado correctamente es una estrategia infalible para acercar a los usuarios y convertirlos en clientes. Nuestros clientes.

Decimos “hecho en conjunto” porque sería el escenario ideal. Buenos productos afianzados en plataformas correctamente establecidas, actualizadas y nutridas de contenidos interesantes y llamativos elaborados en diferentes formatos.

Pero la realidad para la mayoría de los emprendedores y empresas en general es otra, debemos tener presente que hay que caminar paso a paso, porque lo que puede ser el ingrediente perfecto para el éxito, también puede serlo para el fracaso. Tratar de marcar todo el checklist por cumplir lo establecido puede llevar a generar marketing de contenidos en cantidad pero no en calidad y, en lugar de una respuesta positiva de los usuarios, podemos quedar relegados al olvido.
Un ejemplo de esto es la convocatoria a un webinar sin que al exponente se le conozca algún tema relevante. Puede tratarse de un experto, pero la probabilidad de una recepción positiva es limitada, así sea gratis. En cambio, alguien que permanentemente escribe en su blog sobre un tema importante para el público, y que, por el nivel de interacción, amerite un evento en vivo, probablemente termine con gran asistencia.

Hacemos esta larga introducción porque el tema lo amerita. Por su carácter técnico, específico y profundo, el white paper o documento blanco merece que se hable de buen contenido previamente.

Un White paper es un documento que trata un tema en profundidad, de forma técnica, con investigación de diversas fuentes y análisis serio. Explica la metodología para la solución o para el uso si hiciera referencia a algún producto. Su lenguaje es académico o técnico y su composición debe ser clara y precisa. Está dirigido a cualquier usuario con interés ampliado en algún tema, pero normalmente es usado por técnicos que desean conocer algún proceso o artículo con detalles.

El documento blanco puede ser una ampliación de las características de algún producto o servicio ofrecido por una empresa, o material de apoyo relacionado con el ramo de su segmento.
Su extensión dependerá del tema en cuestión, pero se trata de condensar la información sin perder el fondo o algún aspecto fundamental. Debe incluir, además de su marketing de contenidos y lo estipulado para cualquier publicación de este nivel como portada, índice, introducción, etc.; datos técnicos, estadísticas, gráficos, imágenes, infografías, link a videos y cualquier otro elemento que ayude en la mejor comprensión del tema tratado. También debe citar las fuentes consultadas y de ser posible crear enlaces a ellas.

La diferencia con respecto a otras publicaciones como el ebook es que, como se dijo anteriormente, este documento contiene información técnica y el libro digital puede ser un cuento, poemario, una historia o contener también alguna información. Un ejemplo de esto es el siguiente ebook: “Datos Curiosos en la Siembra del Maíz. Anécdotas de un agricultor” y el white paper: “Homogeneidad en la Profundidad de Siembra en el Cultivo de Maíz”. Estos son títulos demostrativos simplemente para reforzar las diferencias y comprender mejor de que se trata.
Referente al impacto del white paper en los usuarios, debemos decir que es muy positivo y altamente valorado, capaz de crear un vínculo duradero con la empresa y depositar confianza en el criterio de esta. Lógicamente siempre que cumpla las expectativas, caso contrario tendremos el efecto negativo descrito antes. Por esta razón, recomendamos altamente planificar muy bien antes de elaborar y publicar u ofrecer un white paper y lo más importante, preguntarnos si es necesario.

En todo caso, es bueno por lo menos darle vueltas al asunto, incluirlo de forma correcta traerá muchos beneficios. Un documento blanco, entregado a un usuario en el momento oportuno es un cierre efectivo. ¡Un as bajo la manga!