Posicionamiento SEO

Relación del marketing de contenidos y el branding

Estos dos conceptos se encuentran en varias de sus particularidades fundamentales, entre las cuales podemos señalar:
Aumento del reconocimiento de marca
La generación de contenidos es un instrumento operativo para que las compañías establezcan una interacción con el público objetivo, mediante datos útiles y relevantes.
Uno de los propósitos del marketing de contenidos es, exactamente, demostrar a la audiencia que la marca siempre está lista para lo que requiera, cosa que produce una apreciación favorable de la organización.
En ese escenario, el contenido juega un rol de primer orden en el branding.

Su dinámica posibilita que la marca permanezca en movimiento en distintas vías, y posibilita que los clientes la sientan más próxima, interactiva y asequible.

Humanizar la marca
Esto quiere decir, proporcionarle una cualidad humana, dotándola de emociones, anhelos y perspectivas, para provocar la empatía del público objetivo y un efecto de identidad. Este concepto constituye uno de los fundamentos del branding, y contempla distintas técnicas que se basan en la generación de contenidos.
La formación de un estilo particular, el empleo de un lenguaje próximo a la audiencia, la personalización y desarrollar una relación con el público objetivo, fundamentada en la interrelación; son algunas de las maneras de humanizar una marca, y todas tienen aplicación al marketing de contenidos.
El propósito del contenido es atenuar la imagen corporativa y acercar la marca del público objetivo hablando su mismo idioma, asistiéndolo en sus importantes retos, generando materiales adecuados a las particularidades y requerimientos del cliente pontencial, y avivando la interrelación con el usuario.

Incremento de la confiabilidad
Una marca que promueve la confianza consigue transferir sus valores e implantar una relación fortalecida y exclusiva con su público. Asimismo, logra multiplicar sus conversiones, por cuanto la confianza es uno de los elementos decisorios para los consumidores.
Estimular la identificación del cliente con la marca, optimizar la apreciación de valor de la compañía y manejar su popularidad en el mercado, son ideales que el marketing de contenidos ejecuta para que la audiencia deposite confianza en la compañía y, como resultado, adquiera sus artículos y servicios mediante el branding y sin mayores esfuerzos convencionales de comercialización.

Diferencia con la competencia
Es evidente que la conformación de un enlace fortalecido con los consumidores es de gran importancia para una marca. Cuando se apuesta en este tipo de táctica, se abandona el concepto de un simple negocio, una mera tienda o un proveedor para transformarse en un aliado, en un amigo. Cuando se llega a ese propósito, es el instante donde se define la diferencia en el mercado.

Un ejemplo ilustrativo de esto es con el blog de Nerade, el cual está lleno de recomendaciones valiosas para emprendedores en internet. Forma parte de una estrategia de marketing de contenidos.
Está demostrado que el marketing de contenidos convierte a las organizaciones en exclusivas, y hace que se mantengan en la mente de sus clientes para que, cuando las requieran, sean alternativas comerciales atrayentes en vez de la competencia. Todo ello mediante una línea de comunicación encaminada a los requerimientos del público, y con una identidad originaria, propia de la empresa.