Posicionamiento SEO

Cómo empezar con el marketing en mi negocio

El marketing realizado de manera adecuada puede aportarnos resultados que superarán nuestras expectativas. Existen diferentes formas de aplicarlo y van a depender del tipo de negocio que manejamos.

No es lo mismo una estrategia de mercadotecnia aplicada a un negocio local como una venta de materiales para la construcción, en cuyo caso los clientes potenciales son por ejemplo arquitectos o ingenieros civiles, constructores o contratistas de obras y que requiere para entregar sus artículos una logística como transporte pesado; a un negocio que maneja solo productos digitales como eBooks o cursos virtuales que se pueden vender a nivel global y su entrega es con un click.

A pesar de esto, hay principios del marketing que podemos revisar en cualquier negocio para preparar la estrategia adecuada.

  1. Segmento de mercado.
    Identifica claramente en que segmento del mercado se encuentra tu negocio, éste es un conjunto de consumidores que tienen en común la demanda de productos o servicios similares. De esta manera sabrás a donde dirigir los esfuerzos en materia de mercadeo y optimizar los recursos a tu alcance.
  2. Nicho de mercado
    Debes a estar pendiente de nuevas oportunidades. Un nicho de mercado es una falla en la oferta de determinado producto o servicio dentro de un segmento del mercado y que tiene una demanda obviamente mal atendida. Aprovechar esta situación es indispensable, y esto requiere dirigir la estrategia a esas áreas, por supuesto sin descuidar el resto de nuestra oferta. Para esto en ocasiones se debe poder adaptar rápidamente la capacidad de producción o el artículo determinado con la finalidad de cubrir el nuevo mercado. Estos nichos normalmente duran poco tiempo en bonanza pues la competencia también querrá participar al notarlo, pero al ser de los primeros y con la estrategia de marketing online adecuada, podrás consolidar tu negocio.
  3. Identificar productos
    Podemos decir que tenemos identificados nuestros productos, con su nombre y sus precios, etc., pero ¿realmente es así? Digamos que comenzamos nuestra estrategia de mercadeo que incluye por supuesto marketing digital, entonces nos damos cuenta que tenemos artículos sin la descripción bien hecha o con fotos desactualizadas o sin el diseño gráfico adecuado; con características técnicas incompletas y que no todos las tienen. En ese momento sabemos que debemos organizar muy bien lo que ofrecemos para que nuestros clientes identifiquen claramente lo que vendemos.
  4. Capacidad productiva
    Es importante conocer con precisión tu capacidad de producción, cuanta demanda puedes cubrir y en cual proporción puedes incrementar tu oferta. Esto a primera vista suena absurdo, pues se entiende que si estás buscando una estrategia de marketing es porque tienes que ofertar. Es cierto, pero como conocemos los resultados que nos puede brindar la mercadotecnia bien aplicada, sabemos que puede convertirse en un problema si no estás preparado(a). Digamos que comenzamos a aplicar marketing de contenidos dirigido a tu segmento de mercado desde una plataforma digital como tu página web, la cual ya tendríamos lista para tal fin. Se incrementan las ventas a un ritmo superior a la posibilidad de entregar los productos, entonces, como la estrategia se basa en marketing de contenidos que nos permite una comunicación permanente con nuestros clientes, vas a tener reseñas u opiniones desfavorables y esto cortará el despegue de inmediato. Recuerda que el negocio es confianza.

¡Listo! Tenemos claras algunas cosas, ahora organicemos tu estrategia de marketing y comencemos a recibir clientes.